miércoles, 25 de abril de 2012

El final del cuento

...Y cuando consiguió vomitar parte de las mariposas que revoloteaban en su estómago, escribió una carta a todos sus errores, dándo las gracias a cada uno por todo lo que le habían enseñado.
A todos menos a uno; del que todavía seguía intentando saber qué debía aprender.